Leyenda de Cementerio de Mondáriz

Tenía 27 años cuando esto ocurrió. Ahora tengo 35 y aun me dan escalofríos de pensarlo. Me cogí una semana de vacaciones en mi trabajo y me fui a la bella Pontevedra (Galicia), con cuatro amigos más. Estuvimos visitando sus grandes paisajes. A los dos días decidimos visitar pequeños pueblos del alrededor de Pontevedra. Estuvimos en Mondáriz, una pequeña localidad habitada por campesinos y vendedores, muy bonita.

Mondáriz

Llegamos de noche y decidimos alojarnos en el único hotel del pueblo. Estaba situado en las inmediaciones de un bosque bastante extenso. Juan, uno de mis amigos, decidió salir al bosque, pero la mayoría nos negamos. Realmente nos asustaba salir en mitad de la noche. Y más en tierras gallegas, donde la magia y lo enigmático se apodera de cada rincón.
Pero cerca de la una de la madrugada de nuevo, Juan, nos volvió a insistir con la misma pregunta. Se estaba haciendo pesado, además no podíamos dormir, eso hizo que nos aventurásemos al bosque.

El cementerio

Cementerio de MondárizAl cabo de un recorrido de más o menos un kilómetro, encontramos un pequeño cementerio. Lo rodeaba una verja de hierro forjado, con una puerta principal. Entramos y vimos únicamente lápidas y tumbas semiabiertas. El cementerio parecía estar abandonado. Al principio no nos ocurrió nada de nada. Pero al salir del campo santo vimos a un señor correr. Sin parar de correr ni un instante, nos dijo que nos escondiésemos. Que si no lo hacíamos, moriríamos.

Nosotros nos empezamos a reír de él, mientras se perdía en la oscuridad. Al recorrer unos pocos metros, escuchamos una especie de murmullos. Empezamos a prestar más atención al ver un resplandor que se acercaba. Al mismo tiempo que escuchamos unos pasos. Pasos de personas. Entonces si que nos asustamos.

Instintivamente y como si todos hubiésemos quedado en acuerdo, entramos al cementerio de nuevo para escondernos. No quisimos mirar para ver que era. Sólo estábamos callados y sentimos como, cerca de nosotros pasó un grupo de gente. Luego cuando los pasos se fueron alejando. Durante los unos momentos, sentimos todos un olor a corrompido y quemado.

Cuando ya no escuchamos nada más, salimos. Más adelante vimos unas huellas de pasos, marcados en el suelo húmedo. Se podía apreciar perfectamente que había pasado un grupo de gente. Su rastro se dirigía, justo, en la misma dirección donde se había escondido aquel señor que se fue corriendo.

Finalmente salimos del bosque, a eso de las cuatro de la madrugada para regresar lo antes posible al hotel.

La Santa Compaña

Al entrar al hotel había un anciano. Nada mas vernos se nos puso a gritar, pidiendo explicaciones del porque salimos de noche al bosque. Le contamos lo sucedido y él empezó a rezar. Nos dijo algo así como que estábamos vivos de milagro. Le pedimos explicaciones. Se trata de una vieja leyenda de las enigmáticas tierras de la norte de España. Según nos dijo, por la noche pocos son los valientes que se adentran en las profundidades de los bosques gallegos. y menos aún en luna llena. Ya que te puedes encontrar la muerte y vagar como alma en pena, con la Santa Compaña. Si te ven, te entregan un hueso encendido. A modo de antorcha. Y así te unes a ella, para vagar durante el resto de la eternidad.

No se puede mirar, y si te atreves a hacerlo, deberás dibujar un círculo en el suelo. Permanecer dentro hasta que pase de largo, por delante de tus ojos. Y si no te atreves a mirar, escóndete y reza. Reza mucho para que no te vean.

También nos dijo que ese cementerio estaba ahí solamente para los que fallecían víctimas por la santa compaña. Dicen estar malditos. Por eso está tan escondido y apartado del pueblo. ¿Y entonces los pasos que escuchamos?

Según el anciano pueden ser dos cosas:

  • Los pasos de la Santa Compaña que pasaron cerca de nosotros.
  • Las almas de los difuntos corrían huyendo de ella.

No sabemos lo que realmente sucedió esa noche. Pero nunca supimos nada de aquel señor que desapareció, huyendo entre la oscuridad de aquel bosque maldito.