Leyenda del árbol del Vampiro

Cuenta la historia que en el siglo XVIII en la Guadalajara colonial. Llegó un misterioso hombre que venía de Europa. Se estableció allí y se quedó a vivir en un pequeño pueblo llamado Belén. El hombre se llamaba Don Jorge y era uno de los más ricos hacendados del pueblo. Sin embargo los habitantes del poblado le tenían miedo ya que acostumbraba a vestir siempre de negro y salir solo por las noches.

Al poco tiempo, la gente se alarmó al ver que aparecían animales muertos. Días después se encontraron cadáveres de personas sin una gota de sangre. Este hecho causó un gran temor en el corazón de aquellos humildes campesinos. Los cuales se encerraban en sus casas antes del atardecer y rezaban temerosos por sus vidas.

Vampiro

Finalmente se reunieron todos los del pueblo. Armados de valor, palos, antorchas y machetes decidieron ir en busca del asesino. Cerca del panteón oyeron gritos, y al llegar vieron con horror a Don Jorge. Estaba mordiendo el cuello de uno de los campesinos. Cuando el vampiro se vio rodeado huyó dejando a su víctima ensangrentada. Al día siguiente la gente fue a ver al cura del pueblo y le pidieron que les ayudara a detener al vampiro que los aterrorizaba.

Llegaron a la hacienda de Don Jorge y el cura le realizó un exorcismo. El vampiro retrocedió maldiciendo y jurando que se vengaría de todos ellos. Entonces uno de los aldeanos le clavó una estaca en el pecho. Una vez muerto fue enterrado en el panteón de Belén.

Se dice que meses después, la lápida se rompió y en su lugar nació un árbol de tronco grueso y de raíces profundas. Cuenta la leyenda, que el día que el árbol sea cortado. O bien que las raíces rompan por completo la lápida, Don Jorge regresará para tomar venganza contra aquellos que lo apresaron.

Así que si se dan una vuelta por México, no olviden visitar en Guadalajara, un pueblo llamado Belén. Donde aun hoy se puede observar el magnífico árbol erguido sobre la tumba de un vampiro.